Archivo de la categoría: __ RUTAS

16 DE DICIEMBRE: RUTA EL ACEBEDAL DE ROBREGORDO

ACEBEDAL DE ROBREGORDO

Tipo de ruta:                          Circular
Dificultad:                              Baja
Recorrido:                               9,4 Km
Desnivel:                            270 m acumulados
Duración:                               3 horas

Plano del Recorrido

Track y Perfil

Descripción del Recorrido

Robregordo (1.300 m.)

Los monumentos más importantes hay que buscarlos en la naturaleza que envuelve Robregordo. Acebos protegidos que se vuelven protectores los días ventosos, robles solitarios, como el Árbol del Paraíso, divinamente emplazado en la dehesa boyal desde tiempos inmemoriales, jaras, mostajos y majuelos, paisajes serranos salpicados de flores silvestres, moras, setas, vacas, liebres, raposos, jabalíes.. Una exhibición del entorno natural en su máximo grado de generosidad y en perfecto estado de conservación.

El acebedal de la dehesa de Robregordo asegura momentos de tranquilidad y sosiego, tanto para el ganado que acude buscando pastos a la vez que protección del sol o el viento, como para los excursionistas, quienes podrán encontrar espacios inalterados y panorámicas espectaculares. Los tonos verdes del acebo, con sus frutos rojos adornando el árbol, se mezclan con colores más secos y variables, con hojas de cerezos silvestres, con tintes pardos de los robles y el terreno escarpado de la Cañada Real Segoviana, con el limpio azul del cielo…

A las afueras de la parte alta de Robregordo, se encuentra el área recreativa El Plantío, espacio apto para la merienda. Dispone de un campo de fútbol para abrir el apetito

Partiremos de la antigua carretera N-I, atravesando un paso canadiense para evitar el paso de ganado, descenderemos un rampa asfaltada hasta llegar a El Plantío, dejando atrás el campo de fútbol, siguiendo por la pista encontrándonos con un Zarzo que dejaremos cerrado a nuestro paso, a partir de aquí la pista se va introduciendo en un paisaje abierto, áspero, cambiante, óptimo para caminantes observadores de la riqueza natural de la zona.

Seguiremos la pista siempre en dirección norte inicialmente y noroeste al kilómetro del inicio hasta llegar a la zona alta de la dehesa, saliendo hacía el pinar, cruzaremos un claro cortafuegos y poco después, tomaremos el cordel de Santo Domingo, saliendo a campo abierto, hasta que debido a la reforestación existente desaparece por lo que atrocharemos 30 m  para tomar la pista que va por encima en dirección sureste, por un bosque de pinos silvestres, llegando a una bifurcación tomando la pista de la derecha y al poco volver a cruzar el cortafuegos y como a 1,3 Km. del mismo girar 90º a la izquierda para volver a entrar en el acebal por una puerta muy bien señalizada que se ve desde la pista.

Desde este punto descenderemos por sendas siempre en dirección sureste, y nos reagruparemos par entrar en algún bosque de acebos disfrutando de su grandiosidad, para luego continuar por la senda que baja flanqueando el muro de piedra que delimita la dehesa, hasta desembocar a la pista por donde cruzamos el primer zarzo y regresar al punto de inicio donde estará el autocar que nos regresará a Majadahonda sobre las 2:30 .



Fotos de salidas anteriores

Fotos de la salida

25 DE NOVIEMBRE: RUTA POR LOS HORNOS DE CAL Y BUNKER DE QUIJORNA

HORNOS DE CAL Y BÚNKER DE QUIJORNA

Tipo de ruta:                           Circular
Dificultad:                              Fácil
Recorrido:                                 8 Km
Cota máxima:                             655 m                                                 
Cota mínima:                             555 m 
Desnivel acumulado subida y bajada       330 m
Duración aproximada:                     3,0 horas

VISTA AÉREA

PLANO DE LA RUTA

ID WIKILOC

https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/quijorna-hornos-y-bunker-30601813

INFORMACIÓN SOBRE EL RECORRIDO

Desde 1566 hay diversos documentos, particularmente en el Archivo de Protocolos de Madrid, que relacionan el transporte de carretas con cal desde las canteras del Vétago hasta El Escorial, para la construcción del monasterio.

Desde el siglo XVII hasta principios del XVIII hay numerosas referencias al empleo de la cal de Quijorna en edificios, palacios y otras obras de la provincia de Madrid, así como en zonas limítrofes, tal es el caso del puente de Segovia (Madrid) o la catedral de Toledo. Es la época de esplendor de las caleras.

A mediados del siglo XVIII se inicia el declive productivo de la cal en la zona. Según el catastro del MARQUÉS DE LA ENSENADA (1752) solo funcionaban en Quijorna 6 hornos que proporcionaban a sus dueños 6.200 reales/año; asimismo hay una cita sobre la existencia de 21 trajinantes de este producto. Pero recordemos que en Vétago había también hornos de vecinos de Valdemorillo (población en la que con motivo del censo de 1768 se mencionan a cuatro habitantes con San Francisco el Grande (Madrid) o el palacio de Boadilla del Monte.

En el XIX funcionaban en Quijorna sólo algunos hornos, mientras que en Valdemorillo, donde habían trabajado a la vez 12 hornos, con 60 personas, las caleras se encontraban casi en pleno abandono al final de la centuria, por la falta de rentabilidad.

En la zona de Quijorna los últimos hornos dejaron de funcionar hacia 1950. Los hornos industriales modernos (procesos continuos), instalados en la segunda mitad del siglo XX, han acabado con las caleras históricas (procesos discontinuos).


Posiblemente vengan los orígenes del nombre de Quijorna,  “qui” de quinientos o de quejigo, que por estos lares lo había en abundancia y “orna” de los hornos de cal.

QUIJORNA. Castigado brutalmente por la guerra civil, el pueblo tuvo que ser abandonado a causa de los bombardeos de 1.937, y una vez terminada la guerra, y quedando totalmente en ruinas, excepto las paredes de la iglesia, los quijorneros lograron con gran esfuerzo y tesón volver al lugar donde estaban sus raíces y reconstruir su pueblo tras el paso de la guerra. Quijorna es ahora un pueblo dinámico, que crece en población e infraestructuras, un “Pueblo Tradicional”, y aquel que lo visita guarda un gran recuerdo de este pueblo y de la gente que lo habita.

En terrenos de esta localidad tuvo lugar parte del enfrentamiento de la llamada Batalla de Brunete, desarrollada desde el 6 hasta el 25 de julio de 1937 durante la Guerra Civil Española. Esta ofensiva lanzada por el ejército de la República tenía como objetivo disminuir la presión ejercida por las fuerzas sublevadas sobre Madrid y al mismo tiempo aliviar la situación en el frente Norte.

En la zona abundan los hornos de cal y sus correspondientes canteras, siendo difícil evaluar su número exacto, porque a veces se esconden entre la vegetación, aunque nosotros hemos inventariado un total de dieciséis. Estamos en las cercanías de la Casa de Vétago y pese a la proximidad a Quijorna el territorio es del municipio de Valdemorillo.

El horno de botella cuenta con un cuerpo cilíndrico sobre el que se levanta otro casi troncocónico, algo abombado, y culmina en altura con un pequeño emboquillado de salida de gases, con una somera decoración formada por impostas de ladrillo a modo de remate final de la chimenea. El borde superior está recogido por un cerco metálico. La forma del conjunto es similar al de una botella, de ahí el nombre del horno.

El cuerpo cilíndrico es de mampostería, predominando los bloques de gneis, recubiertos en su interior por una capa de arcilla blanca refractaria. El diámetro interior es de 3,70 m, mostrando los muros un espesor de 70 cm, lo que hace que el diámetro total externo supere los 5 m. Según nuestros cálculos, la altura sobrepasa los 9 m. Por el exterior se ven las huellas dejadas por 4 pletinas de hierro, cuya función era reforzar el horno, y que se supone han sido sustraídas para chatarra.

En la parte inferior hay 8 puertas para airear la cámara de combustión, tres de ellas están tapadas y una es bastante más grande para favorecer el acceso de los operarios y la leña al interior, siendo sus dimensiones: 0,75 m de ancho, por 1,75 m de alto. Las puertas culminan en arcos de medio punto formando dos filas de ladrillos refractarios con el sello de ÁNGEL GONZÁLEZ, VALDEMORILLO. También hay algún refractario sin marca, probablemente elaborados “in situ”.

A 2,30 m de altura, en la parte occidental del horno, se ve una gran abertura, puerta de 0,90 m de ancho y 1,90 m de alto, que culmina en un arquete de ladrillo de 20 cm de espesor. Suponemos que por esta zona se accedía a la plaza, espacio disponible sobre una parrilla metálica, hoy desaparecida, que había por encima de los 2 m de altura, donde la pasta cerámica recibía la acción directa de la llama. La mayor altura del suelo en la zona de carga permitía la carga de forma sencilla, sin necesidad de usar escalas.

Por encima de la plaza se dispone una bóveda de ladrillo, con agujero central y sus correspondientes tiros, agujeros cilíndricos de pequeña sección. Su número es de diez junto a la pared y nueve más hacia el centro, que suponemos servirían para favorecer una combustión homogénea en todas las zonas.

La bóveda queda cubierta por el cuerpo troncocónico abombado, donde se recogen y canalizan los gases de la combustión. En esta zona aparecen cuatro pequeñas ventanillas, de sección cuadrada, cuya función desconocemos. En las proximidades del horno de botella hay un calerín y un poco más allá una vivienda en ruinas.

Este horno pensamos que se paraliza en 1951, ahora hace, por tanto, 52 años. En un folleto turístico titulado “Callejero de Quijorna”, editado recientemente por el Ayuntamiento de dicha localidad, aparece una foto de este elemento arquitectónico-industrial emblemático del municipio, calificándolo erróneamente como horno de cal. Deducimos que, en la zona, se ha perdido la memoria histórica de la actividad cerámica.

El horno de botella se halla todavía en relativo buen estado, aunque hay al menos una peligrosa grieta subvertical que recorre todo el cuerpo cilíndrico. También se han arrancado algunos ladrillos refractarios de las portezuelas de la cámara de combustión, así  como la mayor parte de las pletinas metálicas de refuerzo. De igual forma hay pequeños desperfectos en la bóveda.

La originalidad y esbeltez del horno nos llevan a solicitar su catalogación. Cada vez son más escasos los hornos cerámicos discontinuos que quedan en pie en la Comunidad de Madrid. La presencia en la zona de hornos de cal, algunos de gran belleza pueden ayudar a conformar un conjunto de patrimonio industrial de interés.

LLEGADA Y RECOGIDA DEL AUTOBÚS

FOTOS DE LA DESCUBIERTA

LAS FOTOS DE LA SALIDA

Las fotos de JOAQUÍN

Las fotos de NELLY

Las fotos de JAVIER

La foto de FERNANDO 

VOIC6476

Las fotos de JAIME

 

 

 

 

 

 

 

11 de noviembre: Abedular de Somosierra

ABEDULAR DE SOMOSIERRA       (Somosierra – Horcajo de la Sierra)

            Tipo de ruta:             Lineal
             Dificultad:                Baja
              Recorrido:                 10 Km
               Subida acumulada:          220 m 
                Bajada acumulada:          540 m 
                 Diferencia de nivel:       320 m

PLANO DE LA RUTA

DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO

Algunos kilómetros antes de llegar, desde Madrid, al pueblo de Somosierra por la  carretera N-I y frente a la desviación de Horcajo de la Sierra, comienzan a  aparecer a nuestra derecha zonas  de arbolado sobre las laderas de los montes próximos que se hacen más densas  a medida que avanzamos.

Esta masa forestal está compuesta por pinos silvestres, robles, abedules, servales y acebos, en algunos puntos formando apretados corros o dispersos y entremezclados entre ellos. Otras especies menos extendidas son los avellanos, arces  y algún enebro. Durante el otoño entre todos ellos ofrecen un maravilloso cuadro en el que los colores verde y rojo de los acebos se alternan con los variados tonos ocres de abedules y robles y con el variado verde de pinos y enebros. Diversas especies de hongos completan el colorido paisaje al mismo tiempo que el piso de algunos caminos, cubierto ya de hojas caídas, ofrece al caminante una bonita y agradable alfombra .

Se inicia nuestro recorrido en  la Dehesa de Somosierra, conocida también como Dehesa Bonita, por la que iremos ascendiendo suavemente por senderos. Alcanzada la cota de los 1575 m., cerca de la fuente Madarquillos ,entraremos en el término municipal de Robregordo y rodeando la ladera oeste de la Cebollera Nueva , ya por pista forestal, llegaremos al termino municipal de Horcajo de la Sierra. Siguiendo el mismo camino bordearemos la Cebollera, ahora por su ladera sur, hasta llegar al de la Peña Parda, que baja por el pequeño valle de las Chorreras, en el paraje conocido como El Gamonoso. Tomaremos este último, en dirección sur, para adentrarnos en la  Dehesa Boyal de Horcajo. En esta última parte de nuestro recorrido veremos áreas  pobremente arboladas  que se han destinado desde hace siglos a pastos  para la ganadería del pueblo. En esta zona es frecuente encontrarse con vacas y caballos sueltos.

El pueblo  de Somosierra , de donde partiremos, ostenta el título de ser la localidad más alta y más septentrional de la comunidad de Madrid. Está  situado en el collado de igual nombre, más conoci- do como el Puerto de Somosierra. Por el atraviesa la Cañada Real Segoviana y varios Cordeles de los que a su vez era punto de encuentro. En los últimos años la escasa población, que ahora no supera los cien habitantes, ha vivido preferentemente de los viajeros que, hasta la construcción del túnel, estaban obligados a pasar por la pequeña zona urbana. Un hotel, alguna pequeña tienda de alimentación, un surtidor de gasolina y el popular restaurante “Mesón La Conce”, hoy cerrado pero que en el pasado era muy frecuentado por todo tipo de viajeros y especialmente  por transportistas, contribuían al sostenimiento económico del pueblo. También algo de ganadería formaba parte de su fuente de ingresos. Actualmente su medio de vida esta siendo complementado por el turismo interior.

Históricamente pueblo y puerto se dieron a conocer por la Batalla de Somosierra, al principio de nuestra Guerra de la Independencia, que tuvo lugar en la ladera norte del collado, a finales de 1808, entre el grueso de las tropas francesas, con Napoleón al frente y  las tropas españolas que intentaban contener su avance por la península.

Después de duros y sangrientos combates finalmente la batalla la ganaron los galos, haciendo famosa la heroica carga de su Caballería Ligera Polaca al atacar, superando la pronunciada pendiente y solo con sables, los asentamientos de la artillería española. Una placa en la pared de la Ermita de La Soledad, situada en el mismo puerto y una imagen polaca de la Virgen, en su interior, recuerdan aquella gesta.

La localidad de Horcajo, en la que termina nuestra marcha, no ofrece ningún acontecimiento histórico ni de otro tipo que merezca comentario a excepción de su pequeña iglesia de estilo gótico.  Con menos de doscientos habitantes, ahora vive de la ganadería y el turismo.

AUTOCAR  (llegada y recogida)

Vista aérea de la Ruta

https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/somosierra-horcajo-de-la-sierra-11327092

Plano de la Ruta

Vista aérea de la variante hasta la fuente  (por el Cordel de Modarquillos)

Vista aérea de la variante hasta la fuente (por el Cordel de Modarquillos)

FOTOS DE LA DESCUBIERTA

Entrada al abedularPaisaje de la variante

Subida al pinar de la fuente

Camino por el pinar de la fuente

Entrada al camino del pinar que pasamos por la izquierda

Jaime en la fuente de Madarquillos

Fuente de Madarquillos

Camino del abedular haciendo galería 

APUNTES DE BOTÁNICA

El acebo

El acebo fue para los Celtas, el árbol sagrado de la buena suerte, un árbol pequeño, de crecimiento lento y que puede superar los 10 metros de altura y llegar a más de 100 años .

Sus hojas son perennes, de color  verde oscuro, brillantes y algo duras, con espinas y el borde algo ondulado. Que tengan más o menos espinas, depende de la genética de los individuos y en ocasiones de la zona del árbol. Muchas veces las hojas más cercanas al suelo son más espinosas que las de la parte superior (parece ser, que así evitan ser comidas por los herbívoros que anden por la zona).

Normalmente, es un árbol dioico, esto quiere decir que hay pies hembras y pies machos. Ambos, tienen flores unisexuales ( aparentemente bisexuales) que en ocasiones pueden ser hermafroditas, aunque es lo menos usual. La floración tiene lugar en la primavera y los frutos, bien conocidos por todos, aparecen en otoño- invierno. Estos frutos son bayas ( toxicas) de color rojo intenso muy llamativas que llevan en su interior de 1 a 6 semillas, normalmente 4. Aparecen solo en los ejemplares hembras y en la mayoría de las ocasiones, van a necesitar un pie macho cerca para polinizar las flores hembras y así producir frutos.

El tronco, presenta la corteza lisa de color grisáceo, a veces con algunas marcas más oscuras.


El rosal silvestre
Científicamente llamado Escaramujo, y en léxico infantil Tapa culos, por su poder astringente de su fruto o semilla

Hoja de abedul
Hoja de roble
Hoja de acebo

RUTA REALIZADA

https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/somosierra-horcajo-de-la-sierra-30454499

Datos Técnicos:

Recorrido: 10,83 Km.
  Desnivel subida acumulada: 244 m.
    Desnivel bajada acumulada: 558 m.
      Cota máxima: 1632 m.
         Cota mínima: 1080 m.
Vista Aérea de la Ruta Realizada

Plano de la ruta realizada

FOTOS DE LA SALIDA

Las fotos de  JOAQUÍN

Las fotos de RAÚL

Las fotos de  NELLY

Las fotos de RUFI

Las fotos de JAVIER ORTIZ

Las fotos de ANGEL DOLLA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

21 DE OCTUBRE : RUTA DESDE PUERTO DE MORCUERA HASTA MIRAFLORES

 RUTA DESDE PUERTO DE MORCUERA HASTA MIRAFLORES DE LA SIERRA

VISTA AÉREA DEL RECORRIDO

PLANO DEL RECORRIDO

VISTA AÉREA DE LA LLEGADA A MIRAFLORES

PLANO DEL RECORRIDO DE LLEGADA A MIRAFLORES

LUGAR DE RECOGIDA DEL AUTOBÚS EN MIRAFLORES

VISTA AÉREA RUTA REALIZADA

PLANO RUTA REALIZADA

WIKILOC RUTA REALIZADA

https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/morcuera-miraflores-por-la-fuente-el-cura-29816596

DATOS TÉCNICOS RUTA REALIZADA

Recorrido: 9,35m, Altitd máxima: 1.731m., Altitud minima 1:149m., Desnivel subida acumulada 23m., Desnivel bajada acumulada 609m.

LAS FOTOS DE LA SALIDA

Las fotos de ROSA

Las fotos de RAÚL

Las fotos de JAIME

14 DE OCTUBRE: RUTA A LOS TEJOS MILENARIOS

 RUTA A LOS TEJOS MILENARIOS DEL VALLE DE RASCAFRÍA

Tipo de ruta:                            Circular
Dificultad:                               Baja
Recorrido:                               Km 14,9
Subida acumulada:                         408 m                                                 
Bajada acumulada:                         408 m 
Desnivel                                  395 m

PLANO RECORRIDO DE IDA

PLANO RECORRIDO DE VUELTA

VISTA AÉREA DE IDA

VISTA AÉREA DE VUELTA

PERFIL Y DATOS TÉCNICOS

DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO

LAS FOTOS DE LA SALIDA

7 de Octubre: RUTA POR LOS ENCINARES DE CHAPINERÍA

 

RUTA POR LOS ENCINARES DE CHAPINERÍA HASTA EL ALTO DE MAROTA

Tipo de ruta:                            Circular
Dificultad:                              Fácil
Recorrido:                               Km 8,5
Cota máxima:                             680 m                                                 
Cota mínima:                             514 m 
Desnivel acumulado subida y bajada       330 m
Duración aproximada:                     3,5 hh
Visita al Centro de Educación Ambiental Águila.
Importante llevar prismáticos para observación de aves

VISTA AÉREA

PLANO DE LA RUTA

RECORRIDO DESCUBIERTA

ID Wikiloc https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/chapineria-centro-aguila-alto-morata-29095322

DESCRIPCIÓN DEL RECORRIDO DE HACE 10 AÑOS

EL TERRITORIO DEL ÁGUILA IMPERIAL IBÉRICA

ACCESO DESDE Majadahonda

Distancia desde Majadahonda 45 Km.. Nos dirigiremos a Brunete, bien por el interior hacia Boadilla, para coger hacia Brunete y luego tomar la M-501 hasta Chapinería o tomar la M-50, buscando la salida hacia la M-501 que pasa por Brunete hasta Chapinería

PUNTO DE SALIDA

El punto de salida será el aparcamiento del centro de educación ambiental “El Águila” de Chapinería, para llegar a él, nada más entrar en Chapinería, coger la calle en cuya esquina está el Banco Guipuzcoano a la izquierda y hacia la salida del pueblo está el aparcamiento del Centro de educación ambiental El Águila donde nos dejará el autocar.

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA

Salimos del Centro y tras subir sus escaleras o la rampa, giramos a la derecha y caminamos por la calle en dirección norte. Al llegar a un olivo que está a mano derecha nos desviamos por ese camino, que en descenso nos llevará a otro camino mayor y a unas naves. Mientras bajamos en este corto zigzag vemos el pequeño porte de los olivos, pues estamos en una de las zonas más al norte donde crecen. En un primer giro a la izquierda, rodeamos un bloque de granito cubierto de musgo y líquenes. Esto nos indica dos cosas: por un lado, que geológicamente aún estamos en la Sierra y que la zona tiene un aire muy poco o nada contaminado, pues si existe musgo y líquenes quiere decir que no hay contaminación.

Seguimos descendiendo por el olivar hasta toparnos con un camino ancho que cruza el sendero que traíamos a la derecha vemos una gran roca de granito, igual que la que vimos anteriormente pero que a pesar de la aparente consistencia, se desagrega en granos de cuarzo, de feldespato y mica (los tres componentes del granito). Esto es producido por la alteración por hidrólisis del granito.

Seguimos hacia la derecha por este camino ancho, enmarcado por fincas particulares sin cultivar, creando baldíos sociales. Estas fincas están limitadas por cercas de piedra, de cantos de granito, junto con algunos ejemplares de encina a ambos lados de la ruta. Llegamos al arroyo Oncalada es un arroyo estacional, que lleva agua sólo en época de lluvias y que se seca en verano. No tiene la característica vegetación de ribera, sólo zarzas y juncos, producto de la deforestación que se ha producido en la zona. Seguimos por el camino, enmarcados por unos ejemplares bastante grandes de encina, que dan unas buenas bellotas en otoño.

En una curva amplia a la derecha veremos una edificación con un techo de uralita, al lado de unos cantos berroqueños. Es una granja caprina, con un numeroso atajo de ganado. Llegamos a la intersección donde está la granja. Aquí continuamos de frente, dejando a la derecha la granja.

Empezamos un descenso con unas encinas a nuestra izquierda con un porte menor que las anteriores, y a la derecha algún enebro. Estos árboles están esquilmados en sus partes bajas por el voraz apetito de las cabras, uno de los principales agentes deforestadores del mundo. Continuamos el descenso y a mano izquierda van a aparecer fincas de viñedos, y a mano derecha campos incultos.

En un primer momento nos encontramos con un arbusto alto, de más de dos metros, con hojas sencillas y tallos verdes y flexibles, que florece en primavera con una flores amarillas que dan lugar a frutos pequeños, en forma de huevo, y con una sola semilla que queda suelta en su interior al secarse, por lo que al agitarse suena como un pequeño sonajero, es la retama de bolas. Junto a la retama, encontramos otra planta, esta vez más rastrera, es la aulaga, caracterizada por sus espinas, largas y duras, para evitar la desecación. Una y otra son dos grados en la degradación del encinar, pero mientras la retama nitrifica el suelo, es decir, le da nutrientes y puede regenerarse el monte, con la aulaga, la degradación es bastante fuerte y crece en un suelo sin casi humus.

Seguimos el descenso hasta llegar a una zona llana, arenosa, con unas vallas a la izquierda que delimitan parcelas de cultivo. A la derecha, unos grupos de juncos nos informan de un acuífero en esta vaguada, pues en esta zona se retiene agua y es frecuente que quede embarrada en época de lluvias.

A la izquierda, apoyadas en un desnivel del terreno y tras las que hay un muro, aparecen encinas y otros árboles con un porte pequeño, con su tronco cubierto de musgos y las hojas opuestas y ovaladas. Son las cornicabras, un acompañante habitual del encinar mediterráneo. Su fruto es de color rojo y es parecido al anacardo. Se las distingue por el color rojo que adquiere en otoño, que da un gran cromatismo al monótono encinar. También son características las agallas en forma de cuernos de cabra que posee (de ahí el nombre), que se forman en las hojas y las ramas tras la picadura de insectos.

Seguimos avanzando y a la derecha se abre una pista amplia que baja hacia la EDAR.(1 Km.) Seguimos de frente por un camino mucho más estrecho y más frondoso y enmarcado en ambos lados por los muretes de piedra. A la izquierda aparecen encinas, algún enebro pequeñito y otra planta acompañante de los encinares, el torvisco o matapollos. Al llegar a una bifurcación (1,4 Km.)tomando el camino de la derecha y nos vamos a adentrarnos en un inmenso encinar mediterráneo.

Siguiendo hacia nuestra derecha llegaremos a una casa a nuestra izquierda la bordeamos y nos topamos con el arroyo Oncalada (1,9 Km.) que cruzaremos saltando por sus piedras y siguiendo en dirección suroeste subiremos por un camino a la derecha del centro de la vaguada entre el prado de la Lancha y el cerro Agudo (649 m.) hasta llegar al collado, donde el camino sigue, pero nosotros torceremos a la izquierda, que siguiendo el camino perfectamente marcado y algo destrozado por algún todo terreno o tractore nos conducirá después de varias curvas y desviándonos un poquito por un sendero al cerro Agudo (3,3 Km.), donde pararemos 15 minutos para tomar algo y poder contemplar el amplio, frondoso y hermoso territorio del Águila, dominando el hermoso paisaje por el fondo derecha, desde la Almenara y toda la sierra de Guadarrama y por el fondo izquierda la sierra de Gredos con su Almanzor.

Volveremos por el pequeño sendero que nos habíamos desviado, para continuar por el camino que traíamos, que se dirige por una loma con hermosas vistas a ambos lados hasta el punto geodésico de La Marota (618 m.).(4,4 Km.).

Desde este punto seguimos el camino que sale en dirección este, descendiendo hasta un fresno centenario donde cruzamos el arroyo Oncalada (5,3 Km.), siguiendo poco más (5,4 Km.) para salir a la pista por la casa de la cabra siguiendo por ella hasta llegar a la bifurcación que anteriormente abandonamos (6,8 Km.) y llegar al Centro de Educación Ambiental, tras identificar mas todo el entorno del territorio del Águila, con sus encinas, enebros, retamas de bolas, aulagas, cornicabras, torvisco y tanta flora más….con toda la belleza natural de estos espacios, procurando como siempre que ni la flora ni la fauna que los habita, hayan notado nuestra presencia.

Podremos hacer la visita al centro de educación ambiental “El Águila”, gratuita incluido video y conocer los componentes del ecosistema del encinar mediterráneo de la zona, y si tenemos suerte podremos apreciar al rey de estos parajes, el águila imperial ibérica y sus característicos “galones” blancos.

FOTOS DE HACE 10 AÑOS

FOTOS DE LA DESCUBIERTA

FOTOS DE LA SALIDA

Las fotos de Nelly

La foto de Rosa Porres

Las fotos de Beatriz

La foto de Pilar Martín-Vargas

Las fotos de Angel Dolla

Las fotos de Jaime