Archivo de la etiqueta: -15 km.

5 DE JUNIO RUTA POR LOS PINARES DE LA JAROSA

5 JUNIO :RUTA POR LOS PINARES DE LA JAROSA

PLANO DE LA RUTA
 
VISTA AEREA DE LA RUTA
 
DESCRIPCIÓN DE LA RUTA
       Los pinares de La Jarosa               
● Ruta:          Circular                      ● Recorrido : 12 km.
● Dificultad:       Baja                       ● Diferencia de nivel: 400 m.
El Valle de la Jarosa se encuentra en la falda sur de nuestra sierra de Guadarrama al sur de Cabeza Lijar, en el término municipal de Guadarrama, muy próximo a la carretera, hoy autopista A-6 que une Madrid con el noroeste de la península cruzando la sierra por el conocido puerto de Guadarrama.
Encierra el embalse del mismo nombre, el más pequeño de la Comunidad de Madrid y junto con las praderas que le rodean y la extensa zona de pinares que pueblan el valle constituyen un agradable lugar para caminar o simplemente pasar un delicioso día. Junto al embalse se han creado aéreas recreativas muy concurridas en cualquier estación del año. Todo el valle está incluido en El Parque Nacional de Guadarrama. 
Las aguas del embalse, construido en el año 1968,  recibe sus aguas de los arroyos Guatel, La Jarosa y Cerradillas y sus aguas cubren la antigua aldea de La Herrería. Todavía, junto a la carretera se conserva la espadaña de la torre de la Ermita de San Macario. Cuando el nivel del agua es bajo, también pueden verse restos  de algunas viejas casas.
Abastece no solo a Guadarrama sino también a El Escorial y  Alpedrete y al ser destinado al suministro de agua potable,  esta prohibido el baño y la navegación, no así la pesca, un atractivo más a pesar de que es necesaria su repoblación con truchas para mantener un nivel aceptable de capturas. La aparición de alguna especie depredadora, como el lucio, ha mermado el interés de los aficionados a este deporte.   
El valle está cubierto en su mayor parte por el pino silvestre, repoblado, también verse algunos ejemplares de pino resinero y laricio. Los  arboles de ribera son fresnos, chopos y sauces. En los claros de las zonas más altas aparecen jara pringosa, romero tomillo, algún enebro.  
La fauna es variada: búhos, cigüeñas, mirlos, lagartos verdinegros, jabalíes, ardillas y todas aquellas especies que pueblan esta parte de la sierra aunque a pesar de su existencia es difícil verlas por la gran cantidad de visitantes que recibe este valle en toda época. 
 
Para los aficionados al senderismo son  numerosos los recorridos que pueden realizarse partiendo de este embalse, dentro y fuera del valle. El itinerario que vamos a realizar, en esta salida, es un paseo circular ascendiendo hasta media altura y sin perder de vista el embalse recorreremos las laderas del valle para bajar de nuevo por el lado opuesto hasta nuestro punto de partida .
Con la excepción de algunos senderos que nos permitirán ajustar nuestro tiempo o disfrutar de la belleza de algún arroyo, caminaremos por pistas forestales, alguna incluso asfaltada

Fotos de la Excursión

Fotos Jaime

Fotos José Luis

Fotos Beatiz

10 DE ABRIL: RUTA EL CAMINO DEL AGUA

PLANO SITUACIÓN DE LA RUTA

plano del recorrido

PLANO DE LA RUTA

Plano recorrido Puerto Guiadarrama- La Panera

VISTA AÉREA DE LA RUTA

Vista aerea e la ruta

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA

El Camino del Agua (Desde el Puerto de Guadarrama a la Panera)

Tipo de ruta: Lineal. Dificultad: Fácil . Longitud : 10 Km. Duración : 3:00 h. Desnivel : 140m. subida y 375m. bajada

Desde el Puerto de Guadarrama o Alto del León, iniciamos la ruta por la pista de Peguerinos, que sale enfrente de la antigua Casa Hilario, actualmente cerrada, enseguida nos encontraremos con la señalización del GR-10, que no abandonaremos hasta cruzar a la provincia de Segovia, a unos 800m. por la pista, nos encontraremos con un paso canadiense, para que no pase el ganado, y nada mas pasarlo giraremos a la derecha, siguiendo la señalización del GR-10 al llegar a la altura del Cerro Piñonero o de la Gamonosa y antes de empezar el descenso hacia el collado de la Gasca, veremos a nuestra izquierda a unos 50 metros como un toldo negro que llamará nuestra atención, se trata del puesto de vigilancia contra incendios de la CAM, situado sobre un antiguo bunker de la guerra civil, desde él quedaremos sorprendidos por la belleza impresionante de sus vistas de toda la Comunidad de Madrid, desde Peña Lijar a La Peñota avistando los embalses de la Jarosa, Valmayor y Santillana, asi como todas las cordadas de la Sierra de Guadarrama e incluso la de la Mujer Muerta de Segovia, y después de este pequeño receso y de haber subido 140m. del Cerro Piñonero, volveremos a nuestro GR-10, descendiendo hacia el collado, hasta donde se inicia una valla de piedra, que al inicio la saltaremos por un punto practicable entrando en Segovia y caminando en dirección contraria a la que traíamos, llegaremos al 1º mojón del Cerro Piñonero (1.649m de altitud) que veremos enseguida a nuestra izquierda, en la foto situado y al fondo entre el Montón de Trigo y la Pinajera (cabeza de la mujer muerta) desde él y por la loma, ya empezando el descenso, nos toparemos con otro mojón situado un poco mas bajo y desde el cual y a sus pies veremos la pista abandonada por la que descenderemos en línea recta hasta la carretera N-VI en dirección a Segovia.

Localizada la amplia y abandonada pista iniciaremos su rápido descenso prácticamente en dirección norte avistando Gudillos hasta que empecemos a oír el ruido de los camiones de la N-VI no sin antes pasar una puerta practicable llegando a un punto geodésico de 1.460 m. de altitud, habiendo bajado unos 180m. en 1 Km. de longitud dirigiéndonos a la carretera buscaremos el cruce, enfrentándonos a una casa abandonada situada al otro lado una vez cruzada la carretera seguiremos ya por la pista sin perderla hasta nuestro punto de destino encontrándonos con una puerta cerrada con candado pero practicable por un paso de personas a su derecha, que se ve en la foto para seguir por la pista o Camino del Agua, como lo demuestra el continuo murmullo de los arroyos que bajan de la Sierra del Guadarrama en plena y pura naturaleza, no sin tener que pasar por sendos cables de alta tensión de 220 y 400 kilovoltios (Cerro de Cabeza Reina al fondo),seguimos por nuestro Camino del Agua dejando Cabeza Lijar a nuestra espalda y siguiendo pasando tendidos eléctricos, que rompen el paisaje, los bosques de pinos silvestres y los montes, rompiendo el ambiente bucólico y de paz que nos rodea, aunque para el ganado vacuno, tan abundante en la zona, no les parece molestar, siguiendo el fluir de los arroyos todavía con agua y llegar a la puerta de las casas de las Campanillas, que sin pasarla giraremos a la izquierda pasando otra puerta sin cancela pero con el indicativo de GR-88 Segoviano, para traspasar otra puerta practicable con sus correspondientes indicativos y llegar a la pista y aparcamiento de la Panera donde nos estará esperando el autocar que nos dejó en el Puerto de Guadarrama.

LAS FOTOS DE LA SALIDA

Fotos de Beatriz

Fotos Jaime

Fotos Daniel

Fotos Emilio

Fotos Olga

14 DE FEBRERO: RUTA PUERTO DE NAVACERRADA – LA BARRANCA

PLANO DE LA RUTA
 
VISTA AÉREA DE LA RUTA
 
DESCRIPCIÓN DE LA RUTA
 
Puerto de Navacerrada – La Barranca
Tipo de ruta: Lineal. Dificultad: Fácil . Longitud : 10 Km. Duración : 3:00 h. Desnivel : +100/-562 m.
 
Punto de partida: El aparcamiento del Puerto de Navacerrada
Iniciamos nuestra andadura desde el aparcamiento del Puerto de Navacerrada (1858 m.), tomando un camino que sale casi paralelo a la derecha de la subida a la bola del mundo en dirección sureste al principio y que claramente se dirige al collado en la cuerda de Las Cabrillas. Una vez alcanzada la cuerda y durante un corto trecho, hace un brusco giro al noreste para descender hasta la fuente de La Caña desde donde se orienta al sur, faldeando casi paralelo a la cuerda de Las Cabrillas a la que toca en algunos tramos, hasta llegar al mirador de Las Canchas.
 
Desde el mirador hay dos claras alternativas para llegar a La Barranca, la primera, la que nosotros tomaremos (en rojo en el plano), baja hacia la explanada donde antiguamente estaba el Real Sanatorio del Guadarrama y luego, siguiendo el Camino Ortiz (una antigua senda de herradura), sale de nuevo a la pista forestal que nos llevará directamente hasta el Hotel La Barranca, punto de destino. La segunda (en rojo oscuro en el plano), toma la pista forestal en dirección norte y tras cruzar el arroyo de Peña Cabrita, algún regato y pasando muy cerca de la fuente de La Campanilla, toma de nuevo dirección sur, siempre bajando hasta el destino. Yendo por este segundo camino, a la altura de la fuente de La Campanilla, se abre una tercera alternativa, tal vez la más agradable, que aparece en el plano en verde, y que discurre por un apacible pinar, descendiendo suavemente hasta cruzar el arroyo de La Maliciosa y finalmente salir a la pista por la presa del embalse del pueblo de Navacerrada, ya casi en el hotel La Barranca.
 
Las tres posibles rutas tienen poco más o menos la misma longitud y se prestan a hacer este recorrido en más de una ocasión.
La vegetación es la típica del área, pino albar, la jara estepa, el cantueso, la gayuba y el enebro rastrero; aves como el herrerillo capuchino o el pico picapinos; y montes como los que tenemos justo enfrente: los Riscos de la Maliciosa y el Peñotillo, con unas vistas y paisajes inigualables en días claros, desde el mirador de Las Canchas y desde cualquier punto del recorrido.

Fotos Luismi

Fotos Carmen

 

Fotos Nelly

Fotos Olga

 Fotos Jaime

PARA VER TODAS LAS FOTOS DE LA SALIDA PULSAR EL ENLACE:

http://amigosdeloscaminos2016.blogspot.com.es/2016/02/14-de-febrero-ruta-puerto-de.html

 

 

31 enero…embalse de Pinilla – Garganta de los montes

Plano

Embalse de Pinilla- Garganta de los Montes.Plano

Descripción

Numerosos son los caminos que recorrieron nuestros antepasados para viajar entre las escasas poblaciones que existían en nuestra península. Muchos de ellos soportaron el paso de legiones romanas, ejércitos musulmanes, caballeros medievales, tropas napoleónicas y sobre todo lugareños, hasta un pasado no muy lejano, para sobrellevar su pobre y penosa vida.

En esta salida recorreremos parte de uno de aquellos antiguos caminos, conocido como el Camino Viejo del Lozoya, que unía los pueblos de Garganta de los Montes y Lozoya. Su antigüedad es desconocida. Solamente se puede constatar, por la existencia de dos sólidos puentes de factura medieval, que en el siglo XV el camino debía ser importante.

El primero de ellos que encontraremos, prácticamente al inicio de nuestra andadura, es el de El Congosto, sobre el río Lozoya, cuyo nombre  probablemente  sea un derivado  de “puente angosto”, como el que de igual nombre se encuentra en Salamanca. También se le conoce como puente de la Horcajada.  En ambos casos es suficiente con verlo para justificar cualquiera de estas dos denominaciones. Lo forma un solo arco de medio punto apoyado sobre dos sólidas bases rocosas. Es mencionado en el libro de la Montería de rey Alfonso XI y se le supone construido entre los siglos XII y XIII.

El segundo Puente, el de Matafrailes, sobre el arroyo de Canencia,  está situado  a trescientos metros del encuentro de este arroyo con el río Lozoya, en el que desemboca. Es también de un solo arco, algo apuntado y toscamente construido, pero debió ser importante en aquella época puesto que su diseño, más ancho en ambos extremos, parece indicar que sobre él se exigían los derechos de pontazgo a viajeros y sobre a todo rebaños trashumantes. No se conoce a que circunstancia se debe su curioso nombre. Probablemente sea muy posterior al anterior (siglos XIV – XV).

El camino, que se consideraba de herradura en el siglo XIX, atraviesa prados, pastizales y pequeños robledales alternados con fresnedas. En las riberas abedules y álamos entre otros. La roca más abundante en la zona es gneis.

El paisaje, en pleno valle del Lozoya, está cerrado al norte por las estribaciones orientales de la Sierra de Guadarrama con su macizo de Peñalara y Somosierra. Desde buena parte del camino pueden distinguirse, al norte, picos como El Nevero( 2209m.) y el Reventón (1925 m.), con el Puerto de Navafría entre ambos. Hacia el SO los Altos del Hontanar, de modesta altura, en los que destaca el Alto de la Cachiporrilla (1620 m.) y hacia el sur, en la última parte del camino, la sierra de la Morcuera. El ella destacan los Picos de Mondalindo (1831 m.) y de la Peña Negra (1832 m.).

Garganta de los Montes es una pequeña población con menos de 400 habitantes. Fue inicialmente un asentamiento de pastores. Con los años  la cabaña de ovejas merinas fue creciendo, el asentamiento se convirtió en aldea y paralelamente los vecinos, hasta entonces pastores, se dedicaron a otras actividades como el cultivo del lino y  cereales. Estos últimos dieron pie a  la construcción de dos molinos harineros, uno de ellos sobre el mismo río Lozoya. Su importancia ganadera está avalada por las numerosas vías pecuarias que confluyen en el lugar y los múltiples descansaderos para el ganado trashumante situados en las proximidades del río y arroyos. En el casco urbano del pueblo aún conserva un potro de herrar, hoy restaurado, que pueden visitarse.

Garganta de los Montes también tuvo su pequeña mina, de cobre, hace tiempo abandonada, en el paraje conocido como La Horcajada y durante el siglo XIX también otra de blenda (sulfuro de cinc) actualmente también cerrada. Hoy, como tantos otros pueblos de la zona complementa su economía con la caza, la pesca y sobre todo el turismo rural.

 Fotos de José Luis

Fotos de Nelly

Fotos de Rosa

 

24 ENERO 2016: CERRO DE LOS ÁLAMOS BLANCOS

Recorrido

El Puerto de Guadarrama por su estratégica situación y como vía de comunicación entre ambas Castillas, ha sido un lugar lleno de acontecimientos históricos e incluso literarios como los versos y cantigas de serrana del Arcipreste de Hita que ya en otra salida pudimos conocer.

Esta marcha se inicia en el mismo punto que aquella pero nos llevará en dirección opuesta, hacia el oeste y por la cara sur de la sierra, no solo para disfrutar de espectaculares vistas sino también para recorrer un pequeño itinerario botánico en el que, además de los clásicas especies de la zona, en especial robles, acebos y pinos silvestres, visitaremos algunos ejemplares de estos últimos catalogados por la Comunidad de Madrid y que destacan además de por su edad que se les calcula más de doscientos años, por figurar entre los de mayores dimensiones de esta especie.

Al final de nuestro recorrido, nuestra meta, nos espera un bosquete de álamos, calificado de singular no solo por su situación de aislamiento entre pinos sino también por la escasez de de esta especie, álamo temblón (Populus Tremula), muy poco frecuente en nuestro país a pesar de ser una de las especies más extendidas del planeta.

Se calcula que lo habitan entre cien y ciento cincuenta ejemplares y está concentrado sobre un cerro. Alguien bautizó este lugar como el de los Álamos Blancos, aunque este nombre corresponde a otra especie del mismo género (Populus Alba) que vemos a diario en parques y jardines, probablemente confundido porque el álamo temblón en su juventud presenta también una corteza blanquecina muy parecida a la del álamo blanco.

Se le denomina temblón porque sus pequeñas hojas disponen de un largo y aplanado peciolo que la menor brisa mueve constantemente ofreciendo al espectador la sensación de que el árbol tiembla. Durante todo el año esta mancha se distingue perfectamente entre los pinos,si bien en invierno, al ser arboles de hoja caduca, el color verde y blanco de sus hojas desaparece pero la marcha mantiene su atractivo gracias a las maravillosas vistas y a la nieve que durante esta época suele cubrir campo y caminos.

En Octubre y Noviembre,según se presente el otoño, sus verdes hojas cambian su color a amarillo, antes de perderlas, lo que aumenta su contraste. Pero en esta época y en este monte el otoño no solo produce la magia del color gracias a este bosquete sino que también proporciona una bonita alfombra de bellos y coloridos hongos, en su mayoría comestibles, como Níscalos o buenos ejemplares de Boletus Edulis entre otros muchos.

A lo largo de la marcha veremos El Embalse de La Jarosa, a nuestros pies, e incluso, en días claros, se distinguen las famosas torres de Madrid .El embalse junto con el Valle de Cuelgamuros son los más próximos y conocidos lugares del entorno.

Durante nuestra guerra civil el Cerro de Los Álamos Blancos estuvo ocupado por el Ejercito de la República y constituido en un emplazamiento avanzado del que aún se pueden apreciar claramente sus restos. Muy próximas sobre la divisoria de la sierra y hacia el noroeste se encontraban las posiciones enemigas de Cabeza Lijar.

Plano

Cerro de Los Álamos Blancos.Plano

 Fotos de la salida anterior (27-11-2013)

17 enero 2016…Embalse y Garganta de Picadas

Finalizadas las fiestas, y comenzado el día a día para empezar el año nuevo, iniciaremos nuestra andadura, con buen pie, con una salida de baja dificultad, bonita y cómoda.

17 Enero 2016: Lugar: Aldea del Fresno-Navas del Rey. Ruta: Embalse y Garganta de Picadas. Lugar de encuentro: a las 8:45, para salir a las 9:00, en Avda. Guadarrama, c/v Reyes Católicos, en Autocar de 55 plazas. Tipo de ruta: Lineal, ida y vuelta por el mismo sitio. Distancia: 14,6 Km. Duración: 4:00 horas. Desnivel: 24 m., Dificultad: BAJA. Llegada a Majadahonda sobre las 14:30 h.

EL plano y recorrido de la salida, están en el Blog http://amigosdeloscaminos2016.blogspot.com.es/2016/01/17-de-enero-embalse-y-garganta-de.html, y en nuestras páginas web: la nueva https://amigoscaminos.wordpress.com y la antigua http://amigosdeloscaminos.com. Las fotos de hace 2 años en http://amigosdeloscaminos2014.blogspot.com.es/2014/02/16-de-febrero-las-fotos-del-embalse-y.html y las de hace 4 años en http://amigosdeloscaminos2012.blogspot.com.es/2012/01/17-de-enero-las-fotos-de-picadas.html

El tiempo previsto será, soleado parcialmente, en torno a los 5 a 9º de temperatura máxima, por lo que conviene ir abrigados, con una velocidad de viento ONO de 5Km/h.

Plano y perfil del recorrido

Embalse de Picadas-Vía Verde. Plano

 

Descripción de la ruta

Se inicia la marcha en el Km. 50 de la M-501, que une Madrid con San Martín de Valdeiglesias, último pueblo de la comunidad por esta carretera. El recorrido forma parte de la llamada Vía Verde del Alberche que discurre entre este pueblo y la presa de Picadas.

En julio de 1891, bajo la Regencia de María Cristina, el ministro de la Guerra, Canovas del Castillo, pensó que sería conveniente construir un ferrocarril de Madrid a San Martín de Valdeiglesias (no nos pregunten para qué) e inmediatamente dio las órdenes oportunas. La estación inicial en Madrid se encontraba próxima al Puente de Segovia, se la conocía como La Estación de Goya y el trazado de la vía iba paralela pero algo alejada de carretera de Extremadura hasta la zona militar de Campamento donde atravesaba el cuartel de Zapadores Ferroviarios. Cuando el tendido progresaba a la altura de Cuatro Vientos, alguien pensó que sería más conveniente aprovechar la línea ya en servicio de Madrid a Almorox (Toledo), con lo que lógicamente se ahorrarían 40 kilómetros de trazado. El 21 de marzo de 1927, el Gobierno del General Primo de Rivera pensó y el rey Alfonso XIII decretó, que sería conveniente hacer caso a ese alguien.

Posteriormente, se decidió que Villamanta sería el punto más conveniente para derivar hacia San Martín un ramal de la vía existente para concluir el proyecto inicial. Se explanaron terrenos, se tendieron puentes e incluso se construyó un corto tramo de vía, entre Pelayos y San Martín de Valdeiglesias, «para inaugurar y celebrar el buen ritmo de las obras» Para mayor gloria incluso se construyó la que iba a ser, Estación de San Martin de Valdeiglesias, extraordinario y bello edificio, hoy sede de las concejalías de Cultura y Juventud del Ayuntamiento y finalmente, para ambientar mejor el acontecimiento, sobre el pequeño tramo construido se colocó una pequeña locomotora, transportada en camión desde Madrid. Pero después de la guerra civil, todo el mundo pensó que olvidarse del tren sería lo mejor y más conveniente. El Ferrocarril del Tiétar, llamado así porque en pleno delirio se había decidido prolongarlo hasta Arenas de San Pedro (Ávila), es una de las muchas vías fantasma que surcan este país. Ahora se las denomina vías verdes, y como no cuestan un duro, todos tan contentos. Una vía verde, pues, será la que nos permita recorrer el tramo más agreste del Alberche: la garganta de Picadas. Esta angostura, labrada por el río sobre rocas metamórficas principalmente gneiss y esquistos, fue parcialmente anegada por el embalse homónimo en 1952, hasta pocos metros bajo el nivel de la vía, pero lo que asoma por encima de las cien hectáreas de tersa superficie de agua aún es mucho y sólo para los ojos de quien siga nuestra marcha. No hay otro camino. La presa, de gravedad, tiene una altura sobre cimientos de 59 metros y 145 de longitud.

Un corto túnel de extremada e inquietante belleza horadado en la piedra y cinco puentes, el mayor de los cuales habrá de servirnos para cambiar de margen, jalonan nuestro camino que discurre por una de las manchas de bosque mediterráneo mejor conservadas de la región, donde las especies arbóreas suelen ser de hoja perenne, pequeña y coriácea para soportar mejor las sequías estivales. Alcornoque y encinas, acompañados de acebuches, quejigos, algarrobos, pinos de distintas especies aunque preferentemente piñoneros, etc. son los principales árboles de este tipo de bosque. Bajo las copas de estos árboles proliferan las plantas aromáticas como romeros, salvias, lavanda, tomillo, además de arbustos como el boj, madroños, lentisco, jaras, enebros, retamas, etc. Sirviendo a su vez refugio para la mas variada fauna. Incluso en el monte que limita al oeste con el embalse pueden contemplarse con facilidad corzos y otros cérvidos.

El embalse, nace al pie de la presa del de San Juan con el que forma el complejo hidráulico más importante de la cuenca de este río. Como tantos otros está preparado para la generación de energía eléctrica aunque ahora su principal función es la de servir de embalse regulador de agua potable para la comunidad de Madrid junto a Toledo, capital y parte de esta provincia.