23 DE ABRIL: RUTA EL PINO DE LA CADENA

( Desde el Embalse de Navalmedio )

RECORRIDO:   Circular 11,75 Km.

Dificultad: Media-Baja          Duración: 3:30 horas.

Desnivel acumulado:    480 ms. subida.      571 ms. bajada.

Plano de la ruta realizada

Plano ruta realizada 2017-04-23

Vista aerea 2017-03-11

Historia del Pino de la Cadena, institución en la Sierra del Guadarrama

En el verano de 1924. Ricardo Urgoitiz, periodista y en esa época director del diario “El Sol” pasaba sus vacaciones en la Sierra de Guadarrama y como socio del decano Club Alpino, se hospeda en un chalet que la entidad tenía en la zona de El Ventorrillo. Es esta zona un lugar muy ligado a la historia fundacional del guadarramismo y a la Institución Libre de Enseñanza que fue fundada en 1876 por un grupo de catedráticos (entre los que se encontraban Francisco Giner de los Ríos, Gumersindo de Azcárate y Nicolás Salmerón), separados de la Universidad por defender la libertad de cátedra y negarse a ajustar sus enseñanzas a los dogmas oficiales en materia religiosa, política o moral.

Pues encontraba sé , Ricardo sentado a la sombra de un hermoso pino, donde habitualmente solía descansar , cuando vinieron a avisarle, del fallecimiento de su padre, impresionado por la noticia, quiso rendir un homenaje al autor de sus días, inmortalizando aquel triste día, sobre su querido pino. Aquel altivo pino silvestre tenía en el tronco la marca de los hacheros. por lo que no se le ocurrió cosa más natural que salvar la vida del árbol, comprándolo a los madereros,  y lo rodeo con una cadena de la cual colgó números y letras que decían: “A su querida memoria, 1840-1924”.

Cuentan la historia que los guardas forestales a lo largo del tiempo fueron añadiendo eslabones a la cadena, para que esta no estrangulase al arbol y da fe de la misma Antonio López Lillo en su documentado inventario de los árboles singulares de la región. Con dos siglos de edad, 25 metros de altura y 4.20m. de circunferencia en la base del tronco.

En este lugar se localiza la pradera de las Cortes. Se extiende en el epicentro del solitario valle de Navalmedio, rodeada de cerradas espesuras de pino silvestre.

Sólo el alejado pitido del funicular del Guadarrama rompe la tranquilidad del enclave. No siempre fue así. En este amplio claro se alzó durante décadas el campamento Alonso de Ercilla, uno de los más conocidos del franquista Frente de Juventudes. Sus edificios arruinados recuerdan otro tiempo pasado, aunque éste bastante menos romántico que el que vivieron Ricardo Urgoitiz y los precursores del guadarramismo.

Fotos de Javier

Fotos de Margarita

Fotos de Tino

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *