13 DE MARZO: RUTA LA CASCADA DEL PURGATORIO

PLANO DE LA RUTA

DESCRIPCION DE LA RUTA

“LA CASCADA DEL PURGATORIO”

TIPO DE RUTA: Lineal. LONGITUD: 10 Km. ida y vuelta. DURACIÓN APROXIMADA: 3 horas. DESNIVEL: 1.170 – 1.370 metros. GRADO DIFICULTAD: Baja. Distancia Majadahonda- Rascafría 65 Km.

Visita a uno de los lugares con mayor valor ecológico de la Comunidad de Madrid, con gran fragilidad medioambiental. Vistas del valle del Lozoya y del arroyo Aguilón. Fauna en peligro de extinción (nutria y desmán de los Pirineos). La mejor época es el deshielo, cuando las cascadas y el arroyo llevan la mayor cantidad de agua proveniente de la nieve en fusión de la Morcuera y las cascadas se despeñan en todo su esplendor. Hay que llevar agua.

El Real Monasterio de Santa María de El Paular fue durante 450 años un monasterio cartujo, desde su fundación en 1390. Actualmente, desde 1954, es una abadía benedictina.

La ruta la iniciaremos en el aparcamiento para visitantes del Monasterio del Paular, donde nos dejará el autocar, cruzamos la carretera para pasar el Río Lozoya por el Puente del Perdón, que es una obra barroca, de tres arcos, con dovelas abocinadas, tajamares de planta triangular y tambores cilíndricos rematados con balconcillos en voladizo. No hay pérdida posible.

Durante la ruta encontraremos paneles informativos sobre la ruta de la cascada del Purgatorio

Caminaremos por una pista vedada al tráfico y asfaltada durante los primeros mil metros, justo hasta el área recreativa Las Presillas, cuyas piscinas naturales atraen a gran cantidad de público.

El camino continúa por pista de tierra sin ofrecer duda alguna, por lo menos hasta llegar a una clara bifurcación, en que deberemos tirar a la izquierda, por el desvío que asciende por los Robledos, monte de roble melojo (‘Quercus pyrenaica’) que, en la juventud de sus ejemplares, denota el intenso aprovechamiento de que ha sido objeto mediante la corta a matarrasa; esto es, a ras de suelo. Este roble es fácilmente reconocible por sus hojas profundamente lobuladas y aterciopeladas por ambas caras.

Cruzaremos una cancela y seguiremos de frente.

En la siguiente bifurcación, seguiremos el sendero de frente.

Penetrando en el amplio, agradable y sombrío robledal, llegando a un cruce de caminos, donde los caminos de los lados esta indicado no ir, por lo que continuamos de frente.

Llegando a las cercanías de una granja vacuna, cruzando una puerta practicable, que pasaremos dejando a nuestra derecha un puente de madera, hasta llegar a la entrada de una finca con un panel informativo de la ruta, que nos indica que debemos girar a la derecha, bajando 5 escalones de hermosas piedras, bordeando la espléndida valla de piedra de la finca y continuando paralelos al arroyo de Aguilón, finalizando el robledal y comenzando el bosque de pino silvestre, fácilmente reconocible por su esbelto porte y el llamativo color anaranjado de su corteza en la parte superior. Cruzamos un rustico puente de tablas y poco después unos agradables bancos y luego un segundo puente de tablas y hasta un tercero.

La senda transcurre paralela al arroyo, con su agradable chapoteo y murmullo del agua, se vuelve mas angosta y atractiva con sus tentadoras charcas de agua cristalina, donde prohíben bañarsellegando a la angostura de los picos del Purgatorio, pudiendo ver su cascada hacia el este, sus picachos del norte encima del mirador de madera y la gran cascada.

Regresando por el mismo camino O MEJOR POR SU VARIANTE hasta el autocar que nos volverá a traer a Majadahonda.

Fotos de Olga

Fotos de José Luis

Fotos de María

Fotos de Daniel

Fotos Nelly

Fotos Rosa

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *